Una vez al mes… ¡El CLUB!

Una vez al mes, me leo un libro que elige una maravillosa persona.

Una vez al mes, siempre un jueves, a las 19.30 h, tengo una cita.

Una vez al mes, me reúno con mujeres INCREÍBLES.

Una vez al mes, comemos, bebemos y reímos… Alguna lagrima también puede que haya caído.

Una vez al mes, compartimos, hablamos y nos decimos cosas preciosas.

Una vez al mes, incluso, desmenuzamos ese libro que hemos leído y con el que empezaba esta enumeración.

Y es que una vez al mes, disfruto y muchísimo de una cita que ya es imprescindible en mi agenda y de la que me costaría mucho deshacerme. Una vez al mes acudo a un lugar único, maravilloso y paso una de las mejores tardes que puedo vivir. Una vez al mes tenemos nuestro querido club de lectura Scout Finch en la librería más especial del mundo: Librería Amapolas en Octubre.

Descubrimientos mágicos

Febrero de 2019. Yo andaba mal, literalmente, porque estaba recién operada. Aún con muletas, rodillera de hierros y la moral… Ay la moral, había desaparecido. Pero yo me empeñaba por buscar algo que me ayudase a salir, que me ilusionase de nuevo y cómo yo soy muy de proyectar y crear… ¡Ahí apareció! Fue Instagram y su magia porque las redes, bien utilizadas, tienen eso… ¡Magia! Una magia que puso ante mí un lugar que yo tenía que visitar como fuese y además, cuanto antes.

Sin dilación, con dolores, con mi “mal andar”… Ahí que me encaminé hasta llegar a ese rincón de la calle Pelayo de Madrid que iluminaría mi 2019. Vi su escaparate y desde ese preciso instante, me quedé prendada. ¿Cómo describir a Amapolas? Complicado porque lo que allí dentro “se cuece” hay que vivirlo, hay que formar parte y hay que sobre todo, disfrutarlo y para eso, ya está Laura, la bella Laura que con su sonrisa y sus palabras te quita de encima cualquier pena y todo ese pensamiento que puedas tener en modo nubarrón.

Entrar por el dosel de la puerta de Amapolas es como trasladarse al mundo de Alicia en el País de las Maravillas porque la realidad queda atrás por el tiempo que tú desees y todo se olvida para dejar paso a un universo de ilusión, risas y felicidad. Ahí, en Amapolas soy eso, ¡feliz! Y es que ser feliz no va de una “vida perfecta” (que realmente no existe) sino de momentos inolvidables que te llenan el corazón de ilusión y te lo expanden hasta casi explotar.

Y desde entonces, Amapolas es ese rincón al que acudo cuando me apetece ilusionarme, cuando quiero sentir felicidad e incluso, cuando necesito resguardarme de algo. Amapolas es HOGAR y eso es gracias a Laura, mi ya “librera” que hizo su sueño realidad el 11 de enero y que a mi me cambió el rumbo del que sería el año más complicado de mi vida.

El club Scout Finch

De los sitios especiales no puedes desprenderte… Te atrapan y ya no puedes hacer más que sucumbir a sus hechizos y eso es lo que sentí desde el primer instante con Amapolas. Así que me dejé llevar y como soy un poco “agonías” e intensa yo me apuntaba a todo lo que Laura organizaba. Me ponía la excusa doble de “me ayudará a recuperarme” y también “hay que ayudar a los nuevos proyectos y negocios que arrancar” así que acogiéndome a la enmienda que más me gustase en ese momento, yo levantaba la mano y acudía rauda y veloz a cualquier propuesta que viniese el mundo floral de Amapolas.

Y así, sin darme cuenta ni recordar muy bien como, aterricé en el Club, el que hoy en día es Mi Club de lectura y al que no falto a no ser que me encadenen. El Club Scout Finch empezó como un club de lectura a la vieja usanza: Laura, como librera experimentada nos indica un libro, lo leemos y en la cita mensual, lo ponemos en común y compartimos. Así empezó y realmente mantenemos la esencia pero tras nueve o diez meses, el club de lectura se ha convertido en nuestro momento mensual de estar juntas.

Nos reunimos un grupo de MUJERES únicas, especiales y maravillosas. Somos diferentes, de edades dispares (desde jovencitas ávidas de lectura hasta señoras con mucha experiencia de vida des las que solo con su tono de voz ya te cautivan y no puedes ni pestañear cuando están relatando cualquier cosa). Somos diferentes también en profesiones, formas de vida y por supuesto, personalidades… ¡Pero qué divino es esto de ser diferentes! Porque si hay algo en nuestro club es que nos respetamos, nos escuchamos (bueno, a veces hablamos todas a la vez pero eso también nos encanta) y nos encanta estar. Me consta que todas estamos deseando que llegue ese día del mes, el del Club, para ir a “nuestro salón” (Laura, es tu salón pero ese día lo hacemos nuestro) y sentarnos alrededor de un buen vino y lo que toque de picar (por tocar ayer tocó hasta una tortilla con queso y pimientos pero qué queso, qué pimientos, ¡qué tortilla! o un exquisito bizcocho preparado por una de nosotras con los membrillos de su campito).

¿Hay algo más especial que compartir momentos, lectura, vivencias y risas con un grupo de personas tan dispares pero que han conectado gracias a un amor común? Leer nos ha unido pero ahora somos mucho más. Somos EL CLUB de Amapolas y yo no puedo estar más feliz y orgullosa de pertenecer a él. Fue una apuesta ganadora y segura, lo reconozco, había pocas posibilidades de que saliese mal pero jamás pensé que generaríamos esta alianza.

El próximo encuentro de diciembre y por supuesto el 11 de enero cuando se cumpla el primer aniversario de Amapolas yo no estaré físicamente con vosotras, mis chicas pero os pensaré, os mandaré toda la luz y la ilusión de mi destino y viaje de vida y por supuesto, lanzaré al cielo un farolillo de energía para que os guíe y nos conecte.

Querida Laura, queridas mías… ¡Gracias por este regalo de vida!

Author
Mi vida cambió desde que asumí la completa responsabilidad de mi vida, mis actos y todo lo que ocurre a mi alrededor y que me afecta. Intento no castigarme, racionalizar y cuando puedo, fluir. Ese, es mi objetivo. Además de esto, amo la comunicación, escribir y expresarme y ese, es mi trabajo desde mi impulso emprendedor de mi estudio de marketing y comunicación.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *