Los que acompañan al que cuida, también caen

Hace algún tiempo, cuando volví del transplante de hígado por el que pasó mi madre, escribí un post hablando de las personas que acompañan y cuidan de los enfermos. Por aquel entonces me refería a mi, a cómo lo había vivido yo, a que los acompañantes debemos también cuidarnos durante el proceso de enfermedad de familiares para poder dar el soporte necesario sin desfallecer y que, cuando todo pasaba, era el momento de tener que gestionar la situación para la que nos habías hecho fuertes.

Yo cuido, yo acompaño

En aquel momento hablaba por supuesto de mi. Miraba hacia mi misma en dirección a mi propio ombligo porque yo había pasado aquel mes “intenso” en el hospital con ella y consideraba que entonces, una vez pasado todo, era mi momento y que yo debía ser el centro de atención y de todos los cuidados. Y seguramente, así era. Yo me merecía, quería y además reclamaba que se me cuidase a mi para poder recuperarme porque yo lo había dado todo por cuidarla a ella y también estaba cansada, triste, dolorida… Todo yo. Se que estaba en mi momento pero, si algo nos da la vida es madurez y capacidad de análisis desde un punto más elevado tras cada situación vivida.

Así que, tras aquel episodio, me dispuse a ser la atendida, la mimada, la protegida y poder recuperarme de todo lo que había “sufrido” en aquella etapa. Hablaba de mi, de mi situación, de mis sentimientos… Todo giraba en torno a mi. Y qué decir tiene ahora que ella también ha fallecido. Justo cuando hace dos meses que ella se fue y terminó aquí su camino, también he estado considerando que era mi momento de duelo, que yo necesitaba todo el cobijo a mi alrededor, que se me atendiese y se me permitiese todo… Y de nuevo, se que tengo derecho y que es totalmente entendible y por supuesto respetable esta situación.

Cuando él, mi padre también se fue hace 3 años… Ella, mi madre, le cuidó, le atendió, no se separó de él ni un instante y en todo momento, daba igual las veces que le preguntásemos, ella “siempre estaba bien”. Incluso después de él irse, me acuerdo una “discusión” con ella porque yo me empeñaba en que ella, para gestionar todo lo ocurrido y su nueva situación de viuda, necesitaba ayuda y que no podía estar bien, alegando yo de forma insistente que eso, todo lo sufrido, le saldría de alguna manera si ella no lo atendía. Eso fue una tarde justo antes de entrar al médico que le notificaría que, tres meses después de él irse, ella tenía cáncer. Ahí estaba su “estoy bien” y no atender a su parte emocional. Ahí estaba su dolor, su pena, su enfado con el mundo por habérselo llevado y su rabia más intensa por “no haberse dado cuenta de lo que estaba realmente ocurriendo”.

Ella le cuidó, le acompañó… Y después, nos tocaba a nosotros cuidarla a ella. Quizás no lo hice bien o si, eso da igual pero lo que me queda es que, a los que cuidan, también hay que cuidarles.

Los que apoyan a los que cuidan, también caen

Y esto me ha hecho darme cuenta de que, esta pirámide, no se queda en dos escalones: los enfermos y los que cuidan de ellos, sino que tiene tres: los enfermos, los que cuidan de ellos y los que apoyan y están con los que cuidan. Y a ellos, a los terceros, los grandes olvidados, va dedicado este post y todo mi cariño.

Cuando él enfermó y se fue yo estaba “sola”. Lo escribo entre comillas porque siempre he tenido acompañamiento pero ni de lejos, el que, dos meses después, apareció en mi vida. Desde entonces, todo ha sido un “no parar” de emociones y situaciones complicadas que lo han hecho todo más difícil y duro de llevar y yo, en ningún momento, si soy fría y lo pienso bien más allá de caprichos y antojos motivados por el dolor, he estado sola. Ha dado igual que estuviese de los nervios y gritando movida por la rabia, o que el llanto fuese incontrolable por una pena eterna y que inundaba todo mi ser… Como fuese, donde fuese y de la manera que fuese, no he vuelto a estar sola y tenía lo que necesitaba incluso, antes de pedirlo.

Es cierto que no ha sido fácil y que la situación, por muchos motivos también externos a este, lo ha puesto muy complicado pero, ahora, me doy cuenta que el tercer escalón, el gran olvidado, también sufre, lo sufre todo mucho también, además está en silencio porque “no tiene derecho a quejarse” y en algún momento, también caerá de cansancio, de dolor, de sentirse agotado. Y entonces ¿quién está ahí para el tercer escalón?

Me giro para dar la mano y el corazón a mi tercer escalón

Cuidar a alguien que lo pasa mal por la enfermedad de un padre / madre y mucho más si estos fallecen, no es sencillo. De hecho, es agotador. Imagino que primero, está el propio dolor de esa persona por la situación pero además, la frustración de ver a su persona querida sufrir y estar rota y no poder hacer nada para aliviar ese dolor. Pero por si esto no fuese suficiente, tienen que encajar los golpes de la persona que sufre “entendiendo su momento” y justificando todo lo que hacen con paciencia y amor. Se les castiga por tener momentos de explote y arrebato. Se les tacha de egoístas si miran hacia dentro o necesitan su espacio para recuperar algo de aliento para seguir ayudando y apoyando. Y al final, lo que no sabemos, es que ellos también caerán de dolor y sobre todo, de cansancio.

Ahora lo se. Veo sus ojos repletos de ojeras porque ellos, el tercer escalón, además de vivir la situación y apoyar incondicionalmente a su persona, también tienen su vida, sus trabajos, sus preocupaciones… Esas que durante esa fase no pueden compartir porque no hay lugar, no es importante, no lo es tanto como el dolor que está sintiendo la otra persona. Todo pasa a “no existir” hasta que llega ese justo instante en que no pueden más. Ahora lo se. Siento su cansancio extremo, su no poder más, su bloqueo en el pecho porque está saturado. Y me doy cuenta de que en gran parte (no voy a decir todo porque también hay más situaciones de vida que no me corresponde a mi asumirlas porque no son mías sino suyas), gran parte es por mi. Y no me culpo, para nada. La vida lo coloca así todo y cuando tu das por otra persona, es con generosidad así que no me culpo pero si es necesario reconocerlo, alabarlo y dar lo que ahora, esa persona necesite.

¿Cuándo es el momento del tercer escalón?

No lo se. ¿Es muy pronto para que yo me haga la fuerte y pase yo a apoyarle? Quizás si pero tampoco es algo que se deban girar las tornas en un instante. Es algo de vida, del día a día y sobre todo, de darse cuenta de que la otra persona también sufre, está cansando y necesita de nosotros. Volveré a tener días complicados en los que les necesite al máximo y sé que estará. Pero también hay otros en los que si yo estoy mejor, le puedo dar mi energía para que se recargue o entender lo que él necesite. Porque mi tercer escalón también tiene que sanar y al fin y al cabo, quiero y deseo que si algo vuelve a ocurrir, vuelva a estar al final de la escalera para cuando me caiga. Pero por supuesto, yo también ser su último escalón siempre. Algo recíproco.

Todos sufren, todos necesitamos recuperarnos y todos, debemos ser acompañados y cuidados. Desde el que enferma, al que cuida y por supuesto, el que apoya en todo momento en silencio con generosidad.

Jamás nos olvidemos de ninguna pieza del puzzle porque para que este esté completo, se necesitan todas las fichitas.

Siempre, a pesar del dolor, de la pena, de la angustia y del sufrimiento, debe quedar un suspiro para agradecer y dar. Eso, para mi, es amor.

 

Author
Mi vida cambió desde que asumí la completa responsabilidad de mi vida, mis actos y todo lo que ocurre a mi alrededor y que me afecta. Intento no castigarme, racionalizar y cuando puedo, fluir. Ese, es mi objetivo. Además de esto, amo la comunicación, escribir y expresarme y ese, es mi trabajo desde mi impulso emprendedor de mi estudio de marketing y comunicación.

Comments 6

  1. Avatar
    Kelclenry
    Reply

    Propecia Bayer Levitra Brand Cephalexin Chemical Composition

    25 junio, 2017
  2. Avatar
    Kelclenry
    Reply

    Cephalexin Strenght cialis buy online Safe Medications Online

    7 julio, 2017
  3. Avatar
    Kennnusymn
    Reply

    Viagra 20 Mg For Purchase Without Rx cialis price Purchase Dog Cephalexin

    8 julio, 2017
  4. Avatar
    ChasBync
    Reply

    Cialis 10mg moins cher cheap cialis Effet Du Cialis 20

    8 julio, 2017
  5. Avatar
    Kennnusymn
    Reply

    Priligy Generico Farmacia cialis buy online Levitra Adiccion

    19 julio, 2017
  6. Avatar
    Kelclenry
    Reply

    Buy Synthroid From Canada cialis Acquista Cialis Online

    19 julio, 2017

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *