Faro 3: Castro Urdiales (Cantabria)

12 de julio de 2020. Un día intenso de los que a veces te sorprendes que seas capaz de hacer tanto en un solo día y además, disfrutarlo tanto. El día 12 de julio de 2020 lo recordaré como el día de los 3 faros y es que hoy he pintado eso, 3 faros de la costa de Cantabria.

El día amanece nublado pero la previsión es que va a levantar. Con esa premisa cogemos trastos para pasar todo el día de ruta y también disfrutar de la playa al finalizar el día. Todo en la mochila y en el maletero del coche (los beneficios de viajar en coche, que puedes echar todo y más sin sentir que dejarás de hacer un plan por falta de logística).

Acuarelas, soporte, papel… Todos los avíos para pintar están preparados. Voy equipada con look de frío y humedad pero llevo en la otra bolsa lo apropiado para cuando apriete el calor y quiera pisar arena. Todo listo.

Primera parada: Castro Urdiales. Desde Suances, nuestra base de operaciones de este viaje hay pocos kilómetros así que tras desayunar, nos dirigimos a esta localidad de Cantabria súper tranquila, bonita y que tiene muchos tintes del País Vasco tanto que a veces dudas en qué comunidad estás.

Nos cuesta encontrar el acceso al faro pero finalmente llegamos a sus pies que es algo maravilloso. El acantilado y la majestuosa Iglesia de Santa María de la Asunción proporcionan un escenario espectacular para sentarme a pintar.

Encontramos un lugar cómodo. Esta vez es una especie de terraza mirador que me permite estar guarecida del viento y con espacio más que suficiente para poner todas las herramientas de pintar. Es cómodo, limpio y como es temprano, no hay nadie. Un domingo tranquilo y perfecto para pintar el faro de Castro Urdiales.

He dejado de notar tanto la humedad en el papel y los pinceles. No es que no la haya pero me he habituado y ya la controlo mejor. Disfruto muchísimo de este faro. Me gusta el propio faro y la experiencia de pintarlo.

El faro: sus detalles

El faro de Castro Urdiales está sobre el Castillo de Santa Ana, una fortaleza ubicada sobre un promontorio rocoso en la misma península donde también está la Iglesia fortificada de Sta. Mª de la Asunción (s. XIII).

El conjunto posee muy buenas vistas al mar, al puerto y al pueblo. Dentro del recinto se construyó un faro en 1853, cuya maquinaria ocupó la capilla. Se trata de uno de los castillos mejor conservados del norte de España.

Es de planta pentagonal con torreones cilíndricos esquineros de 15 metros de altura, que protegen un recinto rectangular de 22,75 x 12,35 metros; dentro de éste, a su vez, hay un salón de 17 x 7 m cubierto por una bóveda de cañón. Uno de los cilindros es en realidad la cubrición de un espacio triangular que avanza desde el rectángulo interior hacia la villa, mientras que los otros cuatro actúan de contrafuertes de la bóveda del espacio habitable. Otra defensa, almenada y más baja, es visible en la parte del faro. Carece por completo de huecos, de modo que la defensa sólo podía hacerse desde las torres. La fábrica es de piedras ciclópeas tomadas con cal. El castillo, así como la ciudadela, estuvo protegido por una muralla de entre 6 y 7 metros de altura, que conserva un pequeño lienzo muy deteriorado con las almenas y merlones originales.

El acceso se sitúa por el lado del mar, a través de una pequeña puerta.

El faro de Santa Anta – Castro Urdiales: historia

Año de construcción: 1853

Nombre completo: Faro del Castillo de Santa Ana

Altura soporte: 15 metros

Altura focal: 43 metros

No se sabe a ciencia cierta cuándo se fundó el castillo, especulándose que el principio de las obras pudo coincidir con la fundación de la villa; no obstante, la carta de fundación no nos ha llegado. Probablemente existiese una estructura defensiva incluso antes.

El edificio actual comenzó su construcción en el siglo XII, sufriendo diversas modificaciones y adiciones y abandonándose en el siglo XVI.

Durante una restauración en el siglo XX se demolió la vivienda del farero, edificada dentro del recinto. Junto con toda la Puebla Vieja de Castro-Urdiales, fue declarado conjunto histórico-artístico en 1978.

*Fuente: Wikipedia

share post to:
Author
Mi vida cambió desde que asumí la completa responsabilidad de mi vida, mis actos y todo lo que ocurre a mi alrededor y que me afecta. Intento no castigarme, racionalizar y cuando puedo, fluir. Ese, es mi objetivo. Además de esto, amo la comunicación, escribir y expresarme y ese, es mi trabajo desde mi impulso emprendedor de mi estudio de marketing y comunicación.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *